Primera comparecencia, 4/5/2007



29/4/2007

La Infanta Sofía, segunda hija de los Príncipes de Asturias, nació a las 16.50 horas en la clínica Rúber Internacional de Madrid, pesó 3,310 kilogramos y midió 50 centímetros.

El Príncipe explicó que tanto a Doña Letizia como a él les hacía "muchísima ilusión que la Reina tuviera una nieta con su nombre" y que ha sido el motivo por el que la nueva Infanta, su segunda hija, lleve el nombre de Sofía.

El Príncipe inició su intervención ante los periodistas dando las gracias al equipo médico que atendió a Doña Letizia y a la niña y ofreció los primeros datos de la Infanta, pero sin ofrecer el más esperado.

Tras unos minutos expresando su felicidad por el nacimiento, Don Felipe reconoció la "ansiedad" de quienes le escuchaban y que todavía no había anunciado el nombre. "No me he dado cuenta de decíroslo, se va a llamar Sofía", dijo al fin, provocando una exclamación entre los periodistas que le escuchaban. "Supongo que entraba dentro de muchas porras que habréis hecho muchos de vosotros", agregó Don Felipe.

El Príncipe explicó después que la abuela, la Reina, conocía ya que su nueva nieta llevará su nombre y explicó la razón por la que, entre "varios nombres", tanto la Princesa como él se han decidido por Sofía. "Al final, ha pesado mucho el deseo de la Princesa, y por supuesto, el mío, porque nos hacía muchísima ilusión que la Reina tuviera una nieta con su nombre", explicó.

El padre de la recién nacida, Don Felipe, comunicó a los periodistas en rueda de prensa el nombre de su hija, mientras que el doctor Luis Ignacio Recasens, jefe del equipo médico que atendió a Doña Letizia, explicó que el parto se produjo por cesárea y resaltó el "perfecto estado" de la niña y de su madre.

La Casa del Rey comunicó a las 17.28 horas en un mensaje de móvil a los periodistas el nacimiento de la Infanta, octavo nieto de los Reyes, que, al igual que su hermana Leonor, recibirá el tratamiento de Alteza Real.

La noticia se conoció casi cuarenta minutos después del nacimiento, que se produjo cuatro horas después de que Doña Letizia ingresara en el centro hospitalario, el mismo en donde nació su primogénita, la Infanta Leonor, el 31 de octubre de 2005.

Unos 45 minutos antes de darse a conocer la noticia habían llegado al centro hospitalario la madre de Doña Letizia, Paloma Rocasolano, y el jefe de la Casa del Rey, Alberto Aza.

El Rey fue informado del nacimiento de su octava nieta mediante una llamada telefónica de su hijo, a quien transmitió su más cariñosa felicitación, informaron fuentes de la Casa del Rey.

La Infanta Cristina conoció la noticia a través de una llamada telefónica del Príncipe, que le informó del nacimiento cuando seguía la final del torneo de tenis Conde de Godó entre Rafael Nadal y el argentino Guillermo Cañas en compañía de su esposo Iñaki Urdangarín.

Poco antes de presidir la entrega de premios de esta edición del torneo, la Infanta Cristina expresó su alegría por el nacimiento de su nueva sobrina y felicitó a los padres, al tiempo que aseguró que se trasladará en cuanto pueda a Madrid para conocer en persona a la recién nacida.

Los principales partidos políticos felicitaron a los felices padres nada más conocerse la noticia.

La nueva Infanta es la octava nieta de los Reyes, aunque ocupa el tercer lugar en la sucesión de la Corona, por detrás de su padre, el Príncipe de Asturias, y su hermana Leonor, pero por delante de los dos hijos de Doña Elena y los cuatro de Doña Cristina.

El nacimiento de la segunda hija de los Príncipes se ha producido sin que se haya reformado la Constitución en lo referente a la sucesión a la Corona, discriminatoria para la mujer.

El cordón umbilical de la Infanta Sofía se quedará en Madrid

Parte de la sangre del cordón umbilical de la segunda hija de los Príncipes de Asturias, nacida hoy, se quedará en un centro público de la Comunidad de Madrid, supo EFE de fuentes sanitarias. El Príncipe de Asturias informó, en la rueda de prensa posterior al nacimiento de su segunda hija, la Infanta Sofía, que ha habido suficiente sangre para dos bolsas y que una se enviara a un centro público y la otra un centro privado del ámbito europeo.

De la sangre de cordón se obtienen las células madre con las que en un futuro de podrían solucionar eventuales problemas médicos de la Infanta o de cualquier otro ciudadano que sea compatible.

En el caso de la primogénita de Don Felipe y Doña Letizia, el cordón de la Infanta Leonor se trasladó a un centro privado de Estados Unidos, el Cold Blood Registry (CBR), fundado en 1995, y cuyas oficinas centrales se encuentran en California y el laboratorio y el almacén en Arizona.

Los Príncipes accedieron, a propuestas de los médicos del centro donde nació Leonor, a enviar el cordón al banco estadounidense, aunque esta vez han preferido que uno de los receptores sea un centro español.

El guardar las células madre, que se obtienen del cordón, congeladas es cada vez más habitual por el potencial que supone de cara al futuro para curar enfermedades, ya que pueden generar los componentes principales de la sangre, de la médula ósea y del sistema inmunológicos.

En España, además del banco público de Madrid, existen otros en Barcelona (con unidades de Baleares y Aragón), Málaga, Galicia, Valencia, Tenerife y Asturias, que se destinan a la donación altruista y anónima.

 

Bautizo de la Infanta Sofía

Otros especiales en internet sobre la Infanta Sofía:

Nacimiento de la segunda hija de los Príncipes ABC

El nacimiento de la Infanta Sofía El País

La segunda, Sofía El Mundo

Nace la "infantina" Sofía 20mintuos

La Familia Real Terra